Logo Lalala News
 
Domingo 19 de Noviembre de 2017 18:21
 
 
 
 
 

Nueva York de película

 
2014 - sep - 28
|
Viajes
|
 

Es la elegida por los grandes directores para filmar sus películas y cada uno de ellos retrata un costado diferente de la Gran Manzana. Hacemos un recorrido por 5 películas que muestran su identidad para que cuando viajes te sientas como una estrella de Hollywood.

 
 
 
 

Aunque hay muchas películas en o sobre Nueva York, no todas valen la pena y la retratan como ella se merece. Aquí cinco que no te podés perder:

 

Shadows, 1959

Opera prima de John Cassavetes y de un presupuesto bajísimo, narra la historia de una pareja interracial que vive en Nueva York y todo lo que eso conlleva para la sociedad de los años 50. Sobre este panorama, Cassavetes se centra en los problemas personales de los protagonistas y no sólo en los problemas referidos al color de piel. El jazz tan típico de Nueva York se involucra en la historia y reconocerás lugares de la misma si cuando viajás hacés la ruta del Jazz en Queens.

 

Desayuno con Diamantes, 1961

Amor, amor, más amor, un poco de diamantes y la hermosa banda de sonido de Henry Mancini. Es una comedia romántica del maravilloso Truman Capote que fue llevada al cine por Blake Edwards. No solo ganó dos premios Oscar y dos Globos de Oro sino que llevó a la actriz Audrey Hepburn a ser una de las más recordadas y amadas de la industria del cine. Ella hacía de la hermosa y naif Holly Golightly, quien vivía en un departamento en el Upper East Side, una de las zonas más residenciales de la ciudad. Cerca, la famosa joyería Tiffanys, y un hábito suyo: desayunar contemplando la vidriera de la lujosa joyería. Ella canta en la ventana y vive alegre y sin complicaciones hasta que se muda un nuevo vecino, Paul Varjak (George Peppard), un escritor que espera su éxito siendo mantenido por una mujer mayor. Recomendada para todos pero en especial para mujeres enamoradizas y fashionistas.

 

Manhattan, 1979

“Presenté una vista de la ciudad como me gustaría que fuera, y como puede serlo si te tomas la molestia de caminar por las calles correctas”, dijo alguna vez el maravilloso Woody Allen en una entrevista. Dirigida y protagonizada por Allen, esta película ya es un clásico de la historia del cine. Es ideal para los amantes de la Gran Manzana porque quizás Allen es el fanático número uno de ella. Pinta la ciudad como nadie, entre humor, amor y la fotografía de Gordon Willis. Con música de George Gershwin, es imposible no dejarse llevar por los paisajes y los diálogos entre Allen y su musa Diane Keaton. Si ves la película y luego vas a Nueva York, tenés que pasar por el puente de Queens, escenario de la mítica escena entre los protagonistas, sentados en el banco mirando el amanecer. ¡Es alucinante! Simplemente, una comedia romántica que no envejece.

 

Historias de Nueva York, 1989

Martin Scorsese, Francis Ford Coppola y Woody Allen se reunieron para hacer una de las películas más aclamadas del cine y con tomas de la ciudad para contemplar por horas. Trío de historias: "Apuntes al natural", de Scorsese, "Vida sin Zoe", de Coppola y "Edipo reprimido", de Allen. Los une el amor y el homenaje a la gran ciudad. Imposible perdérsela, sobre todo por la escena donde Woody Allen mira como le grita el enorme rostro de su madre desde el cielo de Manhattan.

 

El diablo viste a la moda, 2006

Teníamos que poner en el listado una película pochoclera. Pasatista y divertidísima, es ideal para las fanáticas de las pasarelas y la industria más cruel del mundo: la moda. Dirigida por David Frankel, en esta película vemos el costado más glamoroso de Manhattan. Con Meryl Streep como directora de Pasarela, la revista por excelencia de la moda (en referencia a Vogue y su directora Anne Wintour), y Anne Hathaway, la chica sin clase que va escalando en la industria, este film tiene participaciones de diseñadores y modelos reconocidos: nadie quería quedarse afuera. Vogue se encuentra en uno de los rascacielos más emblemáticos de Nueva York: el edificio Conde Nast. Imposible no mirar un poco hacia dentro esperando que salga una súper modelo.