Logo Lalala News
 
Miércoles 24 de Julio de 2019 01:22
 
 
 
 
 

Más allá de Barcelona: conociendo Premiá de mar

 
2016 - oct - 10
|
Diarios de viajero
|
 

Texto: Lola Cajal. Fotos: Daiana Vázquez.

 
 
 
 

A pocos minutos de una de las ciudades más visitadas de España, existe un pueblo que jamás pensé que iba a descubrir.

Calles pequeñas que se cortan sin aviso, con grandes macetas que los autos deben esquivar y veredas angostas, arman un recorrido en el que vale la pena perderse. 

Premiá de mar está hecho en colores. Naranjas, verdes, amarillos, celestes, rosas, violetas y blancos, van mezclándose ante los ojos, tras cada cuadra recorrida.

Las puertas que dan a las pequeñas calles siempre están abiertas, una costumbre que sirve para que los curiosos descubran los tesoros que alberga cada saguán. Y son las mismas puertas las que van tomando entonces el protagonismo en este recorrido de cuento; antiguas y coloridas, cada una parece relatar un pedacito de la historia de este antiguo y pequeño pueblo marinero que llegó a ser hoy, una de las localidades más pobladas del Maresme.

El aire que se respira en Premiá -como lo llaman la mayoría de quienes lo habitan-, es un privilegio que se atesora. Es que aquí, la vegetación habla y regala flores de todas las formas y tamaños. Casas y departamentos perduran abrazados por árboles, enredaderas, arbustos, diversidades de cactus y suculentas. La variedad es infinita. La hermosura, incomparable. 

Montaña y mar se guiñan los ojos durante el día y la noche, pues este sitio tiene además esa particularidad: Tierra y agua se unen a través de sus pasadizos llenos de plantas; y así unen también sueños de viajeros que buscan lo real de situarse horas enteras en medio de la naturaleza, para recorrerla, fotografiarla o  simplemente, respirarla. 

Premiá tiene playa silenciosa. Kilómetros y kilómetros de arena y espuma blanca que juegan a dormir junto al sol que cae. 

Premiá tiene montañas verdes y hacia arriba, aquellos árboles parecen sentirse orgullosos de la altura y frondosidad lograda. 

Un colchón natural en el que la belleza hace hincapié en la conciencia del hombre. De aquel hombre que disfruta y crea a partir de la naturaleza para cuidarla, abrazarla y compartila. 

 

-

Premiá de mar - Barcelona

Octubre 2016