Logo Lalala News
 
Sábado 31 de Octubre de 2020 17:04
 
 
 
 
Resaca Política
 

LLEGAN LAS PRIMERAS NUBES ¿SE AVIZORA UNA TORMENTA?

 
2020 - feb - 10
|
Noticias
|
 
 
 
 
 

En consecuencia a los cruces generados en los últimos días por algunas discrepancias políticas, el oficialismo nacional comenzó a jaquear la unidad gestada para ganar las últimas elecciones presidenciales, poniendo a reflexión, estratégicamente o no, sobre si la armonía intrapartidaria es real o tan sólo una falacia construida para la seducción electoral.

Dentro del contexto nacional, las últimas fisuras se vieron reflejada productos de los cruces generados por los “presos políticos”, donde el naciente Santiago Cafiero aseguró que no existen en la Argentina actual, recibiendo la inmediata respuesta de Julio De Vido, hoy con prisión domiciliaria, que lo replicó subrayando el “déficit de formación política” del actual Jefe de Gabinete.

Si bien es un cruce tibio, denota mucho más de lo que se ve, ya que se trata de la mano derecha del presidente y, del otro lado, de un gran referente Kirchnerista, es decir, los dos polos del gobierno.

No es una cuestión sana para el presidente y su vice tener confrontaciones internas desde sus líneas personales, al contrario, es una muestra de insania política que sólo genera incertidumbre del desarrollo gubernamental en lo que vaya quedando del mandato. De todas maneras el tema ya está instalado y hace presagiar un escenario desfavorable para todos, más aún para los mismos peronistas que pueden avizorar una nueva fractura en el largo plazo que vuelva a hipotecar la conducción del país.

Mantener este tipo de cruces no sólo demuestra la contradicción que se produce dentro del partido que nos gobierna, sino que nos vuelve a llamar al punto de ver cuál es la verdadera puja de poder interna que encauza las decisiones políticas de trascendencia.

Está claro que nadie gana con la creación de una grieta interna al poder de turno, ya que la división decisoria puede afectar fuertemente a todo el electorado en cuanto al impacto que genera la medición de egos y el tironeo por las decisiones, sobre todo en tiempos de crisis. Sin embargo es esencial generar previsiones a lo que nos pueda deparar el futuro, es decir, poner sobre las posibilidades el hecho de una futura ruptura entre los máximos exponentes que hoy tiene las riendas del país y que podría provocar una futura rivalidad de aquí a nuevas elecciones, siendo, tal vez, y por la pasividad de los actuales opositores, ellos mismos el oficialismo y la oposición, dividiendo votos entre sí.

Sobre esto, quien más pierde es el presidente, ya que se lo suele indicar infundadamente como un ejecutor a las sombras de CFK, y con esta silenciosa batalla desde sus sectores sólo se pone en disputa su prestigio y poderío para administrar el país, a la vez que tomar una postura radicalizada le puede costar votos y relaciones políticas con el ala kirchnerista.

Más allá de lo que pase, lo que hasta el día de hoy sólo surge como algunos vaticinios en resultado de ciertas interpretaciones, es importante mantener los ánimos cautos para desarrollar la necesaria armonía política en estos sinuosos tiempos de repunte, priorizando más las cuestiones de urgencia que las peleas cuasi mediáticas que sólo apunten a golpear su soledad de poder.

Es propicio para el bien del país mantener la calma y el buen desempeño, apuntando a la construcción de una verdadera unidad entre todos los argentinos para evitar nuevamente que el poder recaiga en las manos equivocadas y transitemos otros cuatro años de caída acelerada.

 

Javier Frangioli - @JaviFrangioli | Periodista