Logo Lalala News
 
Viernes 15 de Noviembre de 2019 00:21
 
 
 
 
Psicología
 

La anorexia y el deseo de nada

 
2019 - nov - 06
|
Noticias
|
 
 
 
 
 

La creencia de que la anorexia se rige pura y exclusivamente por los estereotipos de bellezas instalados por la sociedad es lo que me impulsa a tomar como motor este trastorno de la alimentación para hablar del mismo.

En Psicoanálisis, se piensa la anorexia tomando tres líneas: el deseo de nada, el apetito de muerte y, también, la evitación del deseo del Otro. El deseo de nada, porque el sujeto anoréxico no deja de desear, por el contrario, desea la nada: come nada, se reduce a ser nada. Esto está conectado directamente con el apetito de muerte: no es que no tenga apetito, sino que el apetito está ligado puramente al querer morir, buscan dejarse morir.

La anorexia surge a partir de un abuso, no hablo de un abuso sexual, sino de cualquier tipo de abuso que el sujeto pueda haber sufrido, lo que lleva a buscar justamente, el evitar ser deseado, evitar la mirada del Otro.

Entonces, la anorexia no se produce a partir de querer lograr cierto estereotipo, sino más bien, se desencadena por una situación abusiva, que genera sufrimiento y que hace que el sujeto quiera reducirse a la nada misma. Aparece como la solución a un problema, para el paciente no es un problema en sí mismo, por el contrario, tapona la angustia, hace que se evite ese sufrimiento reduciéndose a ser nada para llegar a la muerte misma.

Por estos motivos es que el trabajo con pacientes con anorexia desde el psicoanálisis debe basarse en poder lograr que el sujeto pueda hablar, poner en palabras, para poder dejar de taponar con el trastorno alimentario eso que le ocurre.

Es sumamente importante poder trabajar desde lo interdisciplinario, en conjunto con otros profesionales de la salud (médicos, nutricionistas), para poder ayudar al paciente en esta situación, debido a que, rigiéndose por el deseo de ser nada, tienden a dejarse morir.

La anorexia, para el sujeto, es una estrategia de desaparición, en el sentido de dejar de vivir aquello no deseado, aquello que nos duele.

Las situaciones abusivas, vividas como traumáticas, son las que hacen que para el sujeto la comida sea vivida como un tóxico. Y es preciso entender esto para poder trabajar desde allí.

 

Nadia M. Augusto

Lic. En Psicología

M.P 826