Logo Lalala News
 
Miércoles 23 de Septiembre de 2020 13:12
 
 
 
 
Resaca Política
 

EL PODER DE GOBERNAR

 
2020 - feb - 17
|
Noticias
|
 
 
 
 
 

El 17 de diciembre pasado, en una de las últimas sesiones del año del Concejo Municipal de Resistencia, bajo el proyecto de “Emergencia Económica” decretado por el oficialismo que llevaba una semana en funciones, y en medio de las controversias por declaraciones cruzadas entre el actual intendente y el ex intendente –actual gobernador- sobre el estado económico municipal, se votó positivamente en forma casi unánime el agraviante impuestazo.

Con quórum general, el oficialismo se alineó por completo tras los intereses personalísimos del intendente, recibió el apoyo de los grises que responden al ex intendente y la contra de los radicales. Es decir, hubo colaboración mayoritaria para provocar el sangrando interno al bolsillo de los contribuyentes que sienten nuevamente el manoseo impune de la clase política autoritaria.

Sin frenar en ello, en una Sesión extraordinaria impulsada por el intendente, en contexto de apuradas y desmesuras como está caracterizado el inicio de la gestión, se aprobó el aumento en el pasaje de colectivos en más de un 50%, sin presentar previamente, como lo propuso la oposición, un análisis de costo para entender tamaño incremento, evidenciando nuevamente el desinterés de consulta general para tratar temas de aumento.

Es un escenario pintado a gusto personal del intendente y apoyado netamente por sus concejales, unos personajes políticos sin experiencia y de carente formación que se demuestran en su poca participación pública, lejos de la gente, sus reclamos, requerimientos y necesidades fundamentales. Un clásico argentino luego de ganar elecciones.

La ineficiencia del Concejo Municipal para la atención de reclamos populares no es una sorpresa, todo lo contrario, siempre fue mayormente enigmática su operativa dentro de la política ciudadana, tomándose por conocimiento público que las decisiones de trascendencia pasaban por declarar de interés municipal nimiedades absurdas que no solucionan el mínimo de todos los grandes problemas que aquejan a Resistencia.

Con tal conjetura no implica recaer a la entidad como articulación legislativa necesaria, sino a sus componentes y sus potenciales competencias para la política, ya que se sigue dando lugar a candidatos inexpertos pero sumisos, una costumbre nacional que genera redes internas para defensa de privilegios entre quienes administran la mayoría.

Si bien se pueden rescatar oposiciones a las últimas medidas de afección social, es menester de todos los integrantes recapacitar sobre cómo se dan las cosas, replantearse ciertos funcionamientos políticos y su capacidad de administración pública, además de exigir entre pares el compromiso suficiente para ocupar el rol en que están, sin defensa pública de los transgresores indebidos por el simple amiguismo.

Es imprescindible concebir esto como una nueva decepción, aun cuando reviviendo la listas de concejalías propuestas en la campaña era todo incertidumbre por ni siquiera poder poner caras a los nombres impresos, sin embargo la ilusión era generalizada como en cada acto democrático de participación común.

El ideal pasaría por replantar socialmente los valores de la política e identificar el objetivo común, así como detallar en campaña sin tanto proselitismo berreta y mentiras encubiertas el verdadero trasfondo de para quién se busca gobernar.

Esperamos el viraje completo de esta desmedida manera de dirigir una localidad trascendental que agrupa una gran cantidad de gente atentada por la imposición personal del intendente y su séquito. Hay tiempo, y eso es esperanzador, pero están faltando las acciones que lo acompañen para reducir la brecha de incertidumbre y congoja común que eludan, en el corto plazo, la conjetura de qué, en realidad, no hacía falta Gustavo.

 

Javier Frangioli - @JaviFrangioli | Periodista