Logo Lalala News
 
Domingo 15 de Diciembre de 2019 15:05
 
 
 
 
 

15 MILLONES DE POBRES ESPERANZAS TE DESPIDEN

 
2019 - dic - 02
|
Noticias
|
 
 
 
 
 

En contexto de transición política ya comenzamos a sentir augurios de esperanzas que soplan internamente en la Argentina. Es que estamos a días de la oficialización de la salida del macrismo, culminando una gestión de cuatro años que en su última mitad se vió acelerada en la defensa de sus intereses para desgastar la imagen política de su propio partido.

Más allá de las discrepancias ideológicas tenemos que establecer un punto objetivo para analizar el embate macrista en estos cuatro últimos años. Las estadísticas, vertidas por las últimas mediciones semestrales hasta julio sólo degradan aún más la imagen del presidente y su partido identitario, el cual hasta en las últimas apariciones públicas sólo intenta posicionarse desde el contraste al kirchnerismo pre 2015 y sus discutibles números.

La realidad es que la mano viene dura a futuro por cuestiones presentes, ya que según la última medición del INDEC referida el gobierno de Macri estaría terminando su mandato con un aproximado al 35,4% pobreza (15,9 millones de argentinos que no pueden cubrir los servicios básicos con sus ingresos); un 7,7% de indigencia (quienes no alcanzan a satisfacer el precio de los alimentos con sus ingresos); 55% de inflación; 10,6% de desocupación (la más alta de los últimos 13 años); y un incremento de deuda pública en un 31% respecto a 2015, por sólo esgrimir algunos datos.

No como tema menor hay que tomar en cuenta el desembolso recibido del Fondo Monetario Internacional por u$s 44.000 millones, de los cuales un 94% se utilizó para financiar deuda pública contraída en los últimos 3 años -80% en divisas y 14% en moneda nacional- 1% para gastos en moneda extranjera - importaciones, etc.- y sólo el restante 4% queda en el Banco Central, según la confesión del Ministro Lacunza los últimos días.

Sin embargo, el verdadero dolor no pasa por los degenerados números que no fueron factor suficiente para pegar un timonazo a tiempo e intentar revertir la situación. El mayor conflicto es lo que viene, y no refiero a por quienes nos van gobernar los próximos cuatro años, sino por las limitaciones de maniobra que tendrán de cara a la ruptura económica y social que van a encarar por culpa de sus antecesores.

El problema principal es cómo afrontar la extrema situación de decadencia política, económica y social, con un presupuesto ajustado de cara al año que viene con recortes en educación, con la denigrante Secretaría de Salud que todavía no recupera su lugar jerárquico, y con la falta de asistencia alimentaria en contextos de extremas pobreza. Temas primordiales sobre los que Fernández tendrá que tomar decisiones rutilantes.

En el paralelo de la política no todo se puede analizar según estos datos "duros". Los inmedibles, intangibles sentimientos que laten populosamente también son de factores exigentes a la hora de tomar decisiones. Es sobre este eje fundamental que el equipo cambiemista fracasó con más fuerzas y que se debe revertir con urgencia, la desconfianza.

Ellos, los macristas, detonaron la creencia esperanzadora de la gente en la política, iniciando este camino con la mentira dogmática de "Pobreza Cero", que fue soterrada en poco tiempo de gobierno por sus inoperancias de gestión. Se robaron la fé de muchos, un factor inmedible y difícil de recuperar, pero que seguramente va a resurgir en muchas mentes desde el 10/12.

En el juego de la política la reinvensión es moneda corriente para seguir con vida. Seguramente el macrismo y sus genes, que no nacieron en 2015, seguirán vivos en distintos frentes antipopulares, lo cual es benevolente para la democracia pluralista, pero completamente tóxico para los que luchan las desigualdades.

Este es el portazo final de un gobierno que no legitimó las demandas de los argentinos, imponiendo un plan que no era condescendiente con las necesidades mayoritarias y sólo atendía a las propias.

Por cuestiones tradicionalistas tendemos la creencia de que los gatos tienen 7 vidas. Ojalá sólo sea algo de antaño, de cuestiones mitológicas incomprobables y, que en esta oportunidad, se demuestre que es sólo una.

 

Javier Frangioli | @JaviFrangioli