Logo Lalala News
 
Lunes 21 de Agosto de 2017 05:26
 
 
 
 
 

El árbol de Teneré: triste, solitario y final

 
2017 - jul - 11
|
Musgo Original
|
 

Por Daiana Vázquez, de Naufragios y cebollas.

 
 
 
 

No se sabe con seguridad si se trataba de una Acacia raddiana o de una tortilus, pero el Árbol de Teneré es un enigma perpetuado en el Sahara que desafió a la lógica en más de una ocasión.

Este ejemplar, mágico y antigüo, es considerado el árbol más solitario y aislado de la Tierra.

A 400 km de cualquier otro organismo verde, Teneré permaneció vivo y ermitaño durante décadas, antes de ser derribado por un conductor ebrio en el año 1973.

 

Se supone que él fue el último sobreviviente de un grupo de árboles que brotaron cuando el desierto era menos seco y hostil que a la fecha de su desarrollo.

En los años 1938 y 1939 (durante el invierno), se cavó un pozo cerca suyo y se descubrieron sus raíces, las cuales abarcaban entre 33 y 36 metros de profundidad.

Posteriormente, el comandante Michele Lesourd de las A.M.M (del Servicio Central de Asuntos Saharianos), luego de haber visto al Teneré cuestionó:

 

"Uno debe ver el árbol para creer en su existencia. ¿Cuál es su secreto?, ¿cómo pudo sobrevivir a pesar de las multitudes de camellos que pasaban a su lado?, ¿cómo ningún azahari permitió que algún camello comiera sus hojas y espinas?, ¿por qué ningún tuareg que dirigía las caravanas de sal, cortó sus ramas para encender fogatas, y hacer su área? La única respuesta es que el árbol es tabú y es considerado como tal por los caravaneros.

Hay un tipo de superstición, una orden tribal, que es siempre respetada. Cada año los azahari se reúnen alrededor del árbol antes de afrontar el cruce del Teneré. La acacia se ha convertido en un faro viviente: es el último punto de referencia para los azahari que dejan Agadez para ir a Bilma o para regresar."

 

Luego de haber sido derribado por el camión, el cadáver del Teneré fue transladado al Museo Nacional de Níger en su capital, Niamey.

En su hogar original, construyeron una simple estructura metálica para simbolizar y representarlo.

 

Un ejército de espejos reflejándome de a pedacitos y memento mori.

Un dulce misterio que remite a los corazones que lo presenciaron -o lo conocimos como cierta leyenda- a la certeza vital, rebelde e histórica.

 

Daiana Vázquez