Logo Lalala News
 
Martes 21 de Agosto de 2018 12:44
 
 
 
 
 

Abrazos de lavanda: Plantas que nos ayudan a combatir la depresión

 
2017 - jun - 15
|
Musgo Original
|
 

Por Daiana Vázquez, de Naufragios y cebollas

 
 
 
 
 

Podríamos considerar a este problema como una camada de pequeñas termitas que poco a poco se instalan en nuestros adentros para llevarse consigo todos los aspectos que nos embellecen y configuran.

 

Los primeros síntomas -generalmente- tienen que ver con una ansiedad injustificada, preocupaciones, frustraciones, enojos también injustificados, miedos… y por supuesto, la tristeza.

 

Recuperarse utilizando a nuestra natura como recurso, no tiene que ver con sentarse a tomar un tecito y esperar a que todo se solucione.

 

Tomar un tecito, sin embargo, simboliza un acto de amor propio. Y ese estaría siendo el primer paso para podar esa enredadera venenosa que nos debilita: la depresión.

 

Desde los orígenes del mundo, las plantas no sólo tienen el objeto de purificar el aire y embellecer el paisaje.

Ellas se encargan, específicamente, de resultar curativas para las especies a su alrededor, así también como para los animales y luego para nosotrxs, lxs humanxs.

 

Partiendo del hecho de que todos los fármacos (y el negocio farmacéutico en general) se basan en las propiedades de las plantas para la formulación de sus cochinos medicamentos que genuinamente de "sanadores" no tienen nada (más bien todo lo opuesto), vamos a respetar el mundo vegetal sin discernirlo del nuestro.

 

Intentando safar de esta fármaco-dependencia que nos han inculcado desde el vientre materno, es que regresamos al eje de la medicina: la fitomedicina o fitoterapia. Es decir, el estudio de las propiedades medicinales de las plantas para la comprensión de nuestras dolencias y posteriormente, el tratamiento necesario para combatirlas.

 

Hablemos de la depresión. Estas son algunas plantas que van a ayudarnos mucho, sin pedirnos nada a cambio más que la valorización y el agradecimiento:

 

El hipérico (Hypericum perforatum): Es el líder de las plantas madres antidepresivas, para combatirla de menor o mayor su grado o etapa. Modo de uso: infusión.

 

Pasiflora (Passiflora Caerulea): Sedante del sistema nervioso sin crear efectos depresivos en el mismo. Modo de uso: infusiones de la planta seca (hojas y flor) o ingiriendo gotas de tinturas madres diariamente durante un período determinado (hay que estudiar).

 

Melisa (Melissa officinalis): ¿Desasogiego personal? Melisa es la planta tranquilizante para aliviar desequilibrios nerviosos y tensiones, y un gran sedante reconocido. Modo de uso: infusiones.

 

Ginseng (Panax ginseng): Un guerrero que querrás en tu batalla contra la depresión. Para personas con fatiga crónica, estrés, depresión, y muchos etcéteras. Modo de uso: cápsulas o infusiones con sus raíces (recomendado).

 

Tila (Tilia): De propiedades también sedativas, tranquilizantes, para dolencias de origen nervioso (nervios en el estómago, indigestión, insomnio…). Modo de uso: infusiones.

 

Valeriana (Valeriana officinalis): Elegida por su excelencia en tratamientos contra la excitación nerviosa. De propiedades calmantes y relajantes. Modo de uso: cápsulas o infusiones.

 

Maca (Lepidium meyenii): Antidepresivo natural. Modo de uso: consumir polvo gelatinizado.

 

Cúrcuma (Cúrcuma longa): Este ser es tan bueno e importante para tantas dolencias y carencias de salud, que lo dejo a vuestra investigación. Aún así, la nombro por sus propiedades antidepresivas (que estaría siendo nuestro objeto de interés ahora). Modo de uso: limonada de cúrcuma (¡ñam!): agua tibia con limón y cúrcuma. En las comidas y como infusiones.

 

Manzanilla (Chamaemelum nobile): Para el insomino, el estrés, como calmante y antidepresivo. Modo de uso: infusiones.

 

Lavanda (Lavandula angustifolia): Sedante, somnífera y antidepresiva natural. Modo de uso: aceite esencial rebajado para uso cutáneo o interno, y aceite esencial puro como aromatizante. Infusiones.

 

Estas son sólo 10 de las plantas que nos abrazan cuando necesitamos un abrazo. Que nos cuidan, nos muestran, nos entregan. Darse amor tiene que ver con desnaturalizar el negocio medicinal en nuestro cuerpo, en nuestro método de sanación, en nuestro cuidado personal.

 

Lo natural lo esencial lo válido, está afuera. Entre grieta y grieta, donde brota el yuyo.

 

*En la foto: Campos de lavanda.

 
 
 

Daiana Vázquez