Logo Lalala News
 
Viernes 26 de Noviembre de 2021 23:03
 
 
 
 
AGROTÓXICOS EN CHACO
 

"En todos los parajes de Pampa del Indio encontramos contaminación por algún tipo de tóxico"

 
2017 - abr - 07
|
Locales
|
 

María Alcira Trinelli expuso el último trabajo de investigación sobre el estado del agua en el interior del Chaco. 

"El trabajo se originó por un pedido expreso de la comunidad Qom de Pampa del Indio por la falta de acceso al agua directamente y además falta de agua de calidad", aseguró.

 
 
 
María Alcira Trinelli
 

"Pampa del Indio tiene cerca de 22 mil habitantes, de los cuales la mitad, pertenecen a la comunidad Qom. Tiene una red de agua pequeña pero muchas de las fuentes de agua son aljibes que recolectan agua de lluvia o que la mezclan con lo que aportan los camiones cisterna, además pozos pocos profundos.

Existe una sola Sala de Salud en los parajes de Qom y allí se observan problemáticas de salud muy frecuentes como infecciones dermatológicas, respiratorias, diarrea infantil, muchas parasitosis (la más común la Giardiasis). No tienen agua de red ni cloacas, y al estar vecinos o linderos a grandes latifundios, la dispersión de los plaguicidas que se aplican en estos campos impactan directamente en la salud y en las actividades de la comunidad, y de la población de Pampa del Indio en general", así explicaba las condiciones de esta zona de Chaco, la doctora María Alcira Trinelli en la Cámara de Diputados del Chaco.

Para el estudio se muestreó en la planta potabilizadora de la entrada y de la salida del pueblo, en aljibes de escuelas, aguas de napa, Pampa chica, Campo Nuevo, Campo Medina, y también en el Río Bermejo y la red de agua que tiene Presidencia Roca. Estas muestras de agua fueron tomadas en 2012, 2013 y 2014.

Las mismas, se compararon con el Código Alimentario Argentino, el cual tiene legislado no sólo las bacterias sino los parámetros físico-químicos. Pues, en esta zona chaqueña durante 2012, se encontró glifosato -herbicida que se utiliza con el combo de soja transgénica-. "Nosotros sabíamos que ese momento se estaba fumigando con aviones sin ningún tipo de restricción con respecto a la lejanía que tenían que tener de la gente", subrayó en su relato.

"Lo nos sorprendió fue encontrar niveles muy elevados de este tóxico, como en la entrada de la Planta de Tratamientos, donde encontraron 500 partes por billón. Detección que hicimos utilizando aparatos que no eran de los más sofisticados, con lo cual lo que encontramos fueron cantidades muy altas.

Los restos de herbicidas también fueron encontrados en aguas de pozo, lo cual es sumamente preocupante porque para el tóxico alcance el agua de pozo, tuvo que haber recorrido un gran trecho y en el recorrido se va diluyendo, por lo tanto donde se aplicó, la cantidad fue mucho mayor".

La Sala de Salud, fuente de muerte

En el agua de pozo de la Sala de Salud de Campo Medina, única en los parajes de las comunidades Qom, el panorama era bastante desalentador: "se realizó el análisis de metales y Arsénico y, del Centro hacia el Oeste, la presencia de Arsénico iba en aumento; 123 partes por billón".

"El límite que recomienda la Organización Mundial de la Salud es de 10 partes por billón -en Australia ya es de 7 partes por billón desde hace unos años-; por otra parte, también encontramos contenidos elevados de Boro, con lo cual el agua no es apta para consumo en este lugar", dijo la doctora.

Y siguió: "En todos los parajes encontramos contaminación por algún tipo de tóxico, salvo en Bermejo y en el agua de red de General Roca". 

Gracias a la medida cautelar que empezó a funcionar meses después de ese primer muestreo de 2012, en el cual encontramos Glifosato, no lo volvimos a detectar en los mismos lugares a partir del 2013.

"Sabemos que hay un acueducto que está implementado pero todavía no tiene conexión de nada y lo que les dejamos a los pobladores fue una serie de indicaciones, como por ejemplo los que tenían bacterias le agregaran lavandina –se agregan dos gotas por litro y se deja reposar-, pero también nos encontramos con que la comunidad no utiliza lavandina, entonces las recomendaciones tienen que ir de la mano de una compresión de la cultura. No es lo mismo lo que se puede llegar a tener en Resistencia que lo que hay en un paraje donde hay una comunidad con otra cultura".

Días atrás, según comentó la profesional, las personas que viven en Pampa del Indio están siendo abastecidas con agua salada, ya que la laguna de donde se extraía el agua con los camiones cisterna se ha secado. Esto no sólo deja al descubierto una suma interminable de derechos vulnerados, sino que el agua es un problema recurrente, como así también una política de estado que sume esfuerzos a la hora de concretar planes que quedan sólo quedan en fotos de portada. 

 

"Hay bocas de agua que están colocadas desde hace más de 2 años, pero el agua aún no circula". 

El equipo de trabajo

Este trabajo fue realizado por el grupo de extensión “Viaje a Chaco” y de la mano de la comunidad de Pampa del Indio. El grupo de trabajo “Viaje a Chaco” se conformó en el año 2010 por investigadores y estudiantes graduados de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad de Buenos Aires y de algunos estudiantes de la Facultad de Medicina de la misma universidad. Se financió con tres proyectos, un voluntariado universitario al que fue la doctora expositora, otro subsidio de la Secretaría de Políticas Universitarias y un subsidio de la propia Universidad.

Además, participaron investigadores y estudiantes de varias carreras de Exactas. Se trabajó con tres contrapartes: la Federación Nacional Campesina de Chaco, la Unión Campesina de Chaco y la Asociación Cacique Taigoyic. Algunos de los referentes de la comunidad Qom con los que trabajaron codo a codo durante varios años fueron: VíctorGómez, Daniel Benítez, y Esteban Medina.

La mugre bajo la tierra

Una vez más, la inoperancia y la falta de interés de un estado que solo promete a la hora de las elecciones, queda de manifiesto gracias al trabajo y la dedicación de profesionales que sin perder la esperanza, unden sus mentes en los sitios en los que los derechos no existen, y donde vivir el día a día se transforma lentamente en una cuestión de supervivencia.

*

Texto: Lola Cajal

Fotos: José Bejarano