Logo Lalala News
 
Lunes 18 de Junio de 2018 04:25
 
 
 
 
 

¿Qué hacer cuando pedimos una botella de vino en un restaurante?

 
2016 - mayo - 12
|
Fondo de Cava
|
 

Por Fabio Masdeu, de Cava Club

 
 
 
 

Aquí les dejo algunnos pasos a seguir para cuando pidan una botella de vino en cualquier lugar fuera de sus casas.

Verificar que la botella sea la correcta

Cuando el camarero vuelve a la mesa con la botella en sus manos debe presentarnos la etiqueta y asegurarse de que sea la que ordenaste. Si es la primera vez que ordenamos este vino y no conocemos la etiqueta, debemos asegurarnos por el nombre, tipo de añejamiento y añada. 

Ejemplo: leemos en la carta, Ramanegra Reserva Malbec 2013, y nos traen un Ramanegra Malbec 2014; algo no está bien, pero también debemos entender que los errores son muy comunes y sinceros, especialmente si es un lugar que ofrece varias etiquetas del mismo productor, las cuales pueden ser muy similares entre diferentes gamas. Nadie saca rédito cambiando una botella de vino por otra.

Inspeccionar el corcho

El corcho nos puede dar una pista de lo que ocurrió dentro de la botella. En muchos lugares nos presentan el corcho en una platina o directamente en la mesa. La razón principal es para que podamos apreciarlo, y determinar si tiene impreso el logo de la bodega o procedencia y si está en buenas condiciones. Está en buenas condiciones cuando está húmedo y tiene un extremo empapado con el vino. Esto indica que fue bien estibado horizontalmente y el vino estuvo en contacto con el corcho. 

Degustar y dar aprobación

Aprobar el primer trago es simplemente determinar si el vino tiene algun defecto. Los tres defectos más comunes y faciles de detectar son:

Corchado

Un vino corchado o “con corcho” huele a cartón mojado, trapo viejo, moho, y obviamente a corcho. Es amargo y punsante en el paladar.

Definición técnica: TCA (Tricloroanisol) y puede afectar a cualquier productor, el 5% de la producción mundial está enferma con TCA. Por lo tanto, no es algo que pueda desprestigiar a un productor. Es causado por un hongo que proviene del alcornoque. Nuestras narices son muy sensibles a los aromas causados por este defecto. No hay manera de pasarlo por alto. A veces no es tan malo en el paladar pero aromáticamente es muy distintivo .

Reducido

Un vino puede estar reducido a causa de mala estiba, altas temperaturas en los lugares donde se lo guardó. Podemos darnos cuenta cuando el vino tiene aromas a mermelada y madera húmeda o algún tipo de cocción, los aromas a mermeladas son comunes y muy buenos en los vinos de postre o vinos fortificados como el Oporto. Pero no es como debería oler un vino tinto seco. En la nariz puede ser placentero pero en boca nos daremos cuenta que la acidez y la frescura no están y sólo queda lo amargo. Los sabores de un vino reducido están totalmente anulados.

Oxidado

Una botella de vino puede oxidarse fácilmente si no está sellada apropiadamente. El vino se convierte en vinagre sin está expuesto al oxígeno por un periodo determinado de tiempo. Nos podemos dar cuenta por el color, los sedimentos en la botella, pero principalmente por su sabor. Buscamos los mismos sabores mencionados anteriormente; el vino va estar muy ácido y con retrogusto amargo, similar al vinagre. Los aromas pueden ser similares a la sidra o al vinagre de manzana.