Logo Lalala News
 
Miércoles 22 de Agosto de 2018 00:41
 
 
 
 
 

¿A qué llamamos retrogusto?

 
2016 - ago - 04
|
Fondo de Cava
|
 

Por Fabio Masdeu, de Cava Club.

 
 
 
 

Cuando todo está dicho y llegamos al momento de beber el vino, de degustar sus sabores, texturas y expresiones en su totalidad a través del paladar, al final del día existen los “me gusta” y los “no me gusta”.

El análisis de las sensaciones del gusto se puede dividir en tres etapas: sensación directa o primera impresión, sensación completa o suma del sabor y aroma, y por último sensación reflexiva o juicio de impresiones.

Mientras el vino permanece en la boca podemos decir que lo disfrutamos pero no estamos totalmente impresionados, hasta el momento en que terminamos de ingerirlo. En ese momento se empieza a catar, apreciar y descubrir el perfume especial de cada cepa. Es indispensable tomarse un momento para concluir si es bueno, pasable o malo. Es así, que los aficionados beben vino de acuerdo a principios y como consecuencia de una práctica relajada y distendida. Entonces, la cata no acaba con la ingesta del vino. Aparecen varias sensaciones luego de haberlo bebido: el retrogusto o bouquet.

Se habla de vinos que tienen buen final y dejan la boca llena de aromas. Así, se define o mide la persistencia del vino: de acuerdo a la cantidad de tiempo que perduren sus dotes luego de haberlo bebido.

La cavidad bucal, la faringe y las fosas nasales quedan impregnadas del vino catado y de sus vapores; el sentido del gusto y del olfato siguen manteniendo la impresión. Poco a poco, se atenúan como oleadas y finalmente, desaparecen.

Las sensaciones de la persistencia son complejas, pertenecen al orden gustativo y olfativo, así como al sentido químico común. Es inútil tratar de separar las partes de estos tres factores. En primer lugar, debemos entender la calidad de las impresiones que generó el vino en nuestros sentidos, su fuerza y su duración. Es decir el agrado o no; porque la persistencia no siempre es agradable y hasta puede ser empalagosa.

Se llama precisamente retrogusto a la sensación final diferente a las sensaciones previamente percibidas.      

“Un vino se reconoce por la armonía de sensaciones. Un gran vino se reconoce por la persistencia de su aroma en boca”. Émile Peynaud.

Recomendación Cava Club

Bodega Casarena - Lauren's Vineyard Agrelo, Malbec 2012

Crianza: 18 meses de barrica de roble francés de primer uso. Debido a lo cual es un vino de gran estructura, volumen y complejidad. La fruta del vino es de tal potencia que no se ve opacada por los 18 meses de barrica de roble francés de primer uso. 100% microvinificación en barricas de roble de 500 litros. 

Notas de cata: Suelo arcilloso con piedras que dan como resultado un vino con estructura, frutas negras, muy intenso en aromas y boca. Sutil potencia.