Logo Lalala News
 
Jueves 20 de Septiembre de 2018 06:52
 
 
 
 
 

Revolución Monk

 
2017 - feb - 17
|
Músicos
|
 

A 35 años de la partida de Thelonious Monk, indagamos en la historia de este enigmático personaje que se rebeló con creatividad ante la crítica y transformó el jazz desde los antros de Nueva York.

 
 
 
 

Un grupo de artistas de la generación beat entra al Cecil Hotel de Harlem. Se dirigen por la escalera al Minton’s Playhouse, el mítico club de jazz que abrió sus puertas a finales de los años treinta, y se acomodan en unas sillas mientras esperan el show de la noche. Entre ellos hay delincuentes y ex estudiantes de la Universidad de Columbia devenidos poetas.

En el fondo, Monk balbucea algunas palabras repasando la partitura y enseguida la deja de lado para abstraerse del mundo en una improvisación. Aprieta un cigarrillo con su mandíbula retorcida y, como un volcán en erupción, emana una humareda espesa que se eleva por encima de su cabeza.

Thelonious Sphere Monk, nació en 1917 en la ciudad de Rocky Mount, Carolina del Norte. Tres años después, su familia se trasladó a Nueva York. De forma autodidacta, empezó a jugar con un viejo teclado que había en su casa y ya en la adolescencia, acompañaba a su madre a la iglesia evangelista del barrio para hacer brillar la música góspel con un órgano hammond.

En su paso por la academia musical Juilliard, descubrió su gusto por el jazz y marcó un estilo muy personal, innovador y expresivo. Enseguida, formó un trio y se largó a recorrer todos los antros para ganarse algunas monedas.

En 1941, fue contratado por Minton’s Playhouse, el legendario bar de la calle 118 de Harlem y compartió escenario con Charlie Parker y Dizzy Gillespie. De ahí surgió una nueva tendencia: el bebop, que evolucionó rápidamente con los conocimientos compartidos en las jam sessions. Thelonius dejó entrever una técnica innovadora, inclinada siempre a mostrar una complejidad mayor en la música, ya que utilizó una digitación poco convencional.

En 1947 pegó un salto en su carrera y logró grabar con su nombre en Blue Note. Con un estilo siempre enigmático que es rechazado por la crítica, pero eso poco le importa y sigue componiendo inmensas cantidades de canciones acompañado por la humedad de los bares nocturnos.

El bohemio excéntrico dejaba muchas veces en apuros a sus compañeros cuando se envolvía en una nebulosa de ritmos atemporales. Un genio incomprendido que a partir de 1973 se retiró de los escenarios para morir en 1982 de un infarto en su casa de Nueva Jersey.

A 35 años de su partida, Thelonious todavía se encuentra concentrado deslizando sus dedos sobre el piano del viejo bar de Harlem. Con su voz balbuceante llega a decir: “Pienso que es más fácil tocar deprisa que llegar a construir algo interesante a tiempo lento”. Enseguida, los marginados de la ciudad estallan en aplausos y festejan su revolución del jazz, mientras que la crítica especializada solo mira de reojo.

 

-

Por José Bejarano