Logo Lalala News
 
Miércoles 23 de Enero de 2019 21:32
 
 
 
 

ESTA PELÍCULA YA LA VI

 
2015 - abr - 08
|
Tutti Frutti
|
 

Hoy, es uno de esos días en que hubiera preferido quedarme en la cama, tapada de pies a cabeza, y estar sumergida en un sueño profundo a consecuencia de una pastillita que por efecto mágico me haga dormir más de lo normal. 

 
 
 
 

Y lo peor es que es una película que ya vi.

Es como si estuviera sentada en una sala de cine, y pasaran una y otra vez la misma película, ¡y no me gusta la película! Pero la sigo viendo, sigo yendo a la misma sala, y lo más patético de todo es que pago la entrada.

La escena es muy rara, y no puedo dejar de preguntarme porqué sigo pagando por esa entrada, porqué sigo sentada en esa butaca, y porqué sigo viendo la película, si no es de mi agrado… Creo que es por que me he resignado, aunque me cueste decirlo. Me digo a mi misma que tengo que sacar las fuerzas de no sé donde para seguir buscando la puerta de salida, que no tengo la mas put* idea de dónde está.

Tenia planeado un viaje para ir a estudiar afuera, planificado para abril. Hoy, recibí la noticia que por razones técnicas el viaje se pospondrá unos meses. La cuestión es hacia dónde me llevó esta noticia.

No puedo dejar de preguntarme las razones por las que decidí hacer el viaje. Y si, definitivamente la razón principal es porque voy en busca de algo. No tengo muy en claro qué es; creo que si tuviera eso en claro las cosas serían un poco más simples. Lo que sí tengo en claro es que no estoy siendo la mejor versión de mi misma, y eso sí me motiva a ir en busca de ella.

Esta noticia de que mi salida de escape tuvo cambio de fecha, me hizo vérmelas con mi situación actual y fue como si me hubiera caído encima un balde de agua fría.

La bronca mayor en el día de la fecha, es la mentira. Estoy cansada, harta de la mentira.

Desde el lado de la comprensión puedo entender que uno mienta porque le avergüenza decir la verdad. Con esto, no es que justifique la mentira. Totalmente que banco decir siempre la verdad. Pero tampoco me voy a poner moralista, porque ¿quién no ha mentido alguna vez? Para no discutir, para no lastimar a otro… Pero cuando la mentira se hace una constante, definitivamente puede lastimar y mucho; no sólo a la gente de alrededor, ya que creo que (principalmente) lastima al que miente.

¿Enfermedad o viveza? ¿Cómo es la cuestión? ¿Puede uno mentir por pasarse de vivo, o llega realmente a ser una enfermedad? También me pregunto qué rol jugamos estos que nos creemos la mentira una y otra vez. Hasta qué punto las ganas de creer en la honestidad o en la convicción de que la otra persona puede cambiar nos juega en contra. Y, cuándo es el momento de decir basta.

Por mi parte, bastante cansada no solo física, sino también emocional y psíquicamente, hoy elijo decir basta a la mentira. También elijo cambiar de película. Es verdad. Todavía no sé dónde está la salida de esta sala de proyección, que hoy está bastante a oscuras, pero dejo a un lado la resignación, vuelvo a juntar pilas y sin cuestionármelo mucho vuelvo a la búsqueda.

Necesito dejar de ver esta película, para empezar a ver otra que sea de mi agrado.