Logo Lalala News
 
Sábado 18 de Noviembre de 2017 06:56
 
 
 
 
 

El poder de decir NO

 
2014 - dic - 02
|
Coaching
|
 

Cuando hablamos, el mundo comienza a crearse para cada uno. Decir NO cuando realmente quiero decir que NO tiene sus valiosas consecuencias. ¿Qué nos sucede cuando decimos que sí mientras por dentro queremos decir que no?

 
 
 
 

El Coaching nos abre una puerta amplia para trabajar el poder del lenguaje y sus consecuencias en nuestra vida. Cuando yo digo algo estoy creando una realidad para mi y con consecuencias para los demás. Un ejemplo simple, si me levanto y digo hoy me voy a visitar a mis padres y los llamo y les aviso, voy a desencadenar una serie de consecuencias y comenzaré una cantidad de acciones para concretarlo. Todo partiendo de algo que digo, que construyo en mí mediante el lenguaje. Ahora bien, sucede que podemos cambiar de idea y por ende cambian nuestras acciones a seguir y si esto lo hacemos constantemente, pues también tendrá consecuencias, como por ejemplo volvernos poco confiables para nosotros y los otros, sien embargo esto lo trataremos en otra oportunidad.

El lenguaje da inicio a una realidad para cada persona. Hoy quiero traer a este espacio el poder de decir que NO. ¿Cuántas veces nos ha sucedido que nos piden o nos proponen algo, o surge algo determinado y a eso le decimos SÍ, mientras por dentro queremos decir que NO? ¿Te ha sucedido? Sentir, decir y actuar en coherencia es fuente de salud y bienestar. ¿Para qué decimos que sí cuando queremos decir que no? Hay muchas y variadas respuestas. ¿Qué nos sucede cuando decimos que sí y queremos decir que no? Otra cantidad de consecuencias se crean a partir de ese momento, sin embargo, ¿a quién le decimos que NO cuando a algo que no queriamos le decimos sí? Nos lo estamos diciendo a nosotros mismos. Cuando digo que sí queriendo decir que no, estamos yendo en contra mano a nuestro sentir o querer.

 

Te invito a reflexionar unos minutos. Cuando das una respuesta, ¿lo haces pensándolo o lo hacés en automático? ¿Tienes en cuenta a lo que estás respondiendo y sus consecuencias? El observar cómo respondemos y para qué decimos lo que decimos nos permite ser conscientes de lo que estamos haciendo y sus desencadenantes. Si quiero decir que NO a una propuesta, a un pedido, a una relación, a lo que fuese que me proponen o invitan es porque interiormente me estoy diciendo que SÍ a mi mísmo, sí a mis sueños, sí a mis ganas, sí a lo que siento. Y cuando digo que SÍ a otro u otros lo digo porque SÍ quiero, porque quiero ser parte. ¿Cómo lo ves? ¿Qué sentido te hace?